Niños

Errores que comenten las madres primerizas

Por lo general, las madres cuando son primerizas cometen muchos errores, no obstante, si estos errores se conocen puede ser evitados. En su mayoría las madres primerizas, se sienten culpables de ser por el simple hecho de no tener los conocimientos acerca de cómo cuidar al bebé. En este post estaremos mencionando, los errores que más se cometen para que puedan resolverlo sin ningún inconveniente.

Los errores que cometen las madres primerizas

Entre los errores más frecuentes que se cometen cuando se es madre primeriza tenemos los siguientes:

El pánico las invade

Cuando el bebé tiene vómitos o regurgitaciones, algunas madres exageran las reacciones, el bebé es afectado por la ansiedad que su madre les transmite, por lo que se puede poner nervioso. Puede acudir a emergencias cuando el bebé tiene quebranto, el médico le indicará cuando debe asistir a emergencias y cuando esos síntomas pueden ser atendidos en casa.

Despertar al bebé para darle de comer

No es recomendable, interrumpir el sueño a los bebés para alimentarlos, ya que cuando sienten deseos de comer se despiertan por si solos. Enfatizando que, los pediatras sugieren que los bebés deben ser alimentados cada 3 horas, pero no debemos despertarlos porque se incomodarían, por lo que desean dormir un poco más.

No preocuparse por la higiene bucal del bebé

La higiene bucal, es indispensable desde que son unos bebés, para hacerla se necesita una gasa húmeda para limpiarles las encías, y a partir del año debe usar cepillo de dientes.

Descuidar a la pareja

Por lo general, las madres primerizas pasan el tiempo completo con el bebé, sin embargo, la pareja no debe descuidarse, por lo que se debe buscar el momento apropiado para dejar al bebé con una niñera, o algún familiar y tratar de tener más momentos a solas par realizar actividades que les agrade e intimidad.

Hacer comparaciones con otros bebés

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, por lo que es inadecuado compararlo con otros bebés, en todo caso el pediatra se encarga en las citas médicas de realizar las respectivas evaluaciones del desarrollo del bebé.

No descansar

Es indispensable descansar mientras el bebé está tomando la siesta, puesto que cometen el error de adelantar tareas de la casa, o trabajos que están pendientes, esta rutina las agotará de tal manera que pueden hasta enfermar, se establece que las madres primerizas pueden perder unas 400 o 750 horas de sueño durante el primer año de vida del bebé.

Esterilizar todo lo del bebé

Es de suma importancia hacerle higiene a los objetos del bebé, sin embargo, no se debe exagerar, se sugiere que se esterilicen los juguetes los primeros meses, luego se pueden mantener limpios constantemente.

Cabe destacar, que los objetos que tengan contacto con el bebé se mantengan limpios, no obstante, la presencia de pocas bacterias ayudan el desarrollo de anticuerpos, pero ya cuando son en abundancias originan infecciones.

Los bebés prematuros son la excepción, porque las defensas son muy bajas y la presencia de una infección puede provocar daños muy graves.

Mantener abrigado al bebé por mucho tiempo

Sin lugar a dudas, los bebés necesitan estar más abrigado que un adulto, pero no se debe abusar, todo depende de la temperatura, en caso de se mantenga entre unos 20° C – 22°C el bebé puede estar con un body de algodón solamente. Puesto que el exceso de calor se asocia con el Síndrome de muerte súbita que corre el riesgo de asfixia. En cambio, si sientes las manos y los pies muy fríos y de color morados es necesario abrigarlo un poco más.

Duchar al bebé diariamente

Los especialistas sugieren a las madres primerizas, que los bebés se deben bañar entre 2 o 3 veces semanalmente, especialmente, si padece de dermatitis atópica, ya que la capa que hace de protectora de la piel sufre alteración debido al baño y puede empeorar la sintomatología de dicha afección. Se puede asear el cuerpo con un paño húmedo, pero las manos si pueden ser lavadas.

Dejar que el llanto se prolongue

Por mucho tiempo, se ha escuchado el mito que se debe dejar llorar al bebé hasta que se canse, porque esta consentido, pues eso es pura mentira, ya que el único medio de comunicación es el llanto, es necesario prestarle atención, porque debe tener hambre, sueño, pañal sucio, algún dolor, puede sentir frio o calor.

No involucrar al padre en la rutina

Es necesario involucrar al padre en los cuidados del bebé, en su mayoría las mujeres no tienen confianza de que sus parejas cambien los pañales o incluso lo bañen, pero ellos también tienen el derecho de atender el bebé, aparte de ser de gran ayuda cuando estés agotada.

Distanciamiento social

En su mayoría las madres primerizas se aíslan en sus casas por temor de que sus hijos enfermen. Esa actitud no debería ser, ya que ellos necesitan desarrollar anticuerpos, porque si se mantienen constantemente aislados, corren el riesgo de que al tener contacto con cualquier bacteria, puede enfermar, por tal razón el pediatra dará las recomendaciones necesarias para salir del paseo con el bebé. También las ayuda a superar la depresión post parto.

No permitir tocar al bebé

No existe riesgo alguno de que los amigos o familiares quieran tomar al bebé en brazos, lo que si hay que evitar es cuando están enfermos no acercarse para no contagiarlos.

Comprar todo lo que se asocia con el bebé

Un error muy común que las madres primerizas suelen hacer es comprar todo lo que se relaciona con el bebé, tal como biberones, ropa, zapatos y mucho más que nunca llegan a usarse. Por eso es mejor comprar lo que realmente se necesite y ahorrar el dinero.

Las madres primerizas necesitan apoyo moral y emocional

Cuando un bebé llega a la vida de una pareja se las cambia totalmente, ya que demanda esfuerzo físico, mental y emocional; suele ser normal que la madres primerizas entren en crisis, por tal motivo debe existir una buena comunicación y desahogarse.

Es fundamental que tanto la pareja como los familiares le brinde a la madre apoyo emocional, necesita de consejos y de ayuda, que las guíen en ese camino, que es desconocido y que apenas está empezando a explorar.

Hay que estar claro que las exigencias de ser esposa, madre y atender a una casa no es nada fácil y si la madre no llega a drenar; puede entrar en una crisis emocional grave. Así que para que esto no suceda entra en confianza y expresa los temores, dudas y lo que incomoda. Ya que comunicándose se entiende el ser humano.