Dieta para perder peso en salud

Mantener un peso saludable es importante para reducir el riesgo de diversos problemas de salud. Uno de los principales puntos para ello es el cuidado con la alimentación, junto con hábitos de vida saludables, como la práctica de actividades físicas.

Por eso, la asistencia nutricional, realizada por expertos, es fundamental. Esto, porque el correcto acompañamiento ayuda a organizar una dieta que va mucho más allá del peso, al fin y al cabo, la alimentación no solo tiene que ver con el número de la báscula, sino también con el correcto funcionamiento del organismo.

Así, aquellos que quieran o necesiten adelgazar unos kilos necesitan apostar por la reeducación alimentaria y olvidarse de una vez por todas de las dietas de moda – además de no tener resultados efectivos y duraderos en las mediciones corporales, están rodeados de posibles riesgos para la salud.

Comprender mejor la importancia de contar con expertos en nutrición para perder peso con salud:

¿Cómo hacer una dieta saludable para adelgazar?

Tener una dieta saludable, al contrario de lo que mucha gente piensa, no es difícil y no tiene por qué ser caro. Unos pocos cambios simples en la vida diaria son suficientes para hacer que las comidas sean más equilibradas, y todo sin sufrimiento.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la alimentación saludable es aquella que valora la variedad de alimentos, tiene armonía entre calidad y cantidad, valora los alimentos naturales y es sanitariamente segura.

Es decir, comer bien se refiere a platos coloridos, sabrosos, asequibles y, por supuesto, ricos en nutrientes.

Apostar por una variedad de frutas y verduras, por ejemplo, es una gran forma de alcanzar las indicaciones diarias de ingesta de vitaminas y minerales. Reducir los productos industrializados y realizar intercambios saludables también ayuda a garantizar que las proteínas, los carbohidratos y las grasas también se ingieran correctamente.

A menudo, solo estas medidas son capaces de provocar cambios en el equilibrio. Pero para quienes realmente necesitan adelgazar, no hay ningún secreto: el seguimiento nutricional y la reeducación dietética.

Mira los alimentos ricos en fibra (solubles e insolubles)

Para adelgazar con salud, es necesario mantenerse alejado de las dietas populares en Internet y los menús que prometen milagros en 3 o 5 días.

Es posible reducir el peso sin causar daño al cuerpo y, en algunos casos, incluso es importante mejorar o recuperar la salud, pero es necesario asumir una responsabilidad al respecto.

Por lo tanto, la pauta es que la dieta debe ser adecuada (¡esto también incluye ser posible!).

Esta última característica es fundamental, al fin y al cabo, es muy difícil mantenerse en una rutina de comidas nutricionalmente pobres o que hagan que la persona sienta hambre – y también puede desencadenar otros problemas, tanto físicos como psicológicos.

¿Por qué no todo el mundo pierde peso con la misma dieta?

Hay que tener en cuenta una serie de factores a la hora de elaborar un plan de alimentación.

El objetivo del cambio dietético es muy importante para ayudar en las elecciones, recordando que la dieta puede ser parte de un tratamiento médico (reducir el colesterol, por ejemplo), puede ser perder peso, aumentar de peso o no tener una relación directa con el peso, solo para cuidar mejor tu salud.

Pero si se considera el objetivo de las medidas de reducción, todavía es común que la gente se pregunte por qué no todo el mundo pierde peso con la misma dieta. Es esa historia: alguien copia el menú de un amigo, e incluso haciendo todo muy parecido, los resultados son bastante distintos.

Junto a esto, hay otro punto importante: el aspecto emocional o psicológico de la alimentación. La misma dieta puede ser extremadamente compleja para ser seguida por una persona, pero puede ser simple y brindar más bienestar a otra.

Esto se debe a que cada persona tiene individualidades, especificidades y necesidades que pueden variar, como explica la nutricionista Camila Machado. Por eso el plan alimentario de uno no sirve al otro, tanto en materia de necesidad fisiológica, como de adherencia, rutina, preferencias y vivencias ”.

Teniendo en cuenta todo esto, los resultados son más prometedores, ya sea por la eficacia de la pérdida de peso o por la facilidad para adherirse al cambio dietético.

Para Camila Machado, “un plan de alimentación siempre busca incluir la comida, no excluir, e incluir el placer al comer. También tiene en cuenta la memoria afectiva, ya que se ocupa de la conducta alimentaria y la dinámica de los grupos de alimentos ”.

Por tanto, quien todavía piense que para adelgazar en salud debería restringir varios alimentos -o, peor aún, pasar hambre- está equivocado. Porque el objetivo del seguimiento nutricional es desarrollar una rutina adecuada, sencilla y funcional, muy diferente a los menús rígidos y difíciles de seguir.

Dieta rígida vs dieta flexible: ¿hay una mejor para adelgazar?

No es raro ver menús muy rígidos que prometen unos kilos menos en la báscula. Este tipo de dieta suele estar bien delimitada, es decir, con cantidades y alimentos predefinidos, por lo que las comidas deben ingerirse estrictamente de acuerdo con el plan de alimentación.

Las dietas flexibles son, en general, aquellas en las que existe la posibilidad de realizar intercambios, que se combinan con la nutricionista en base a unos criterios.

Por ejemplo, es posible intercambiar una porción de alimento por otra del mismo valor nutricional, la misma cantidad de calorías o el mismo grupo de alimentos.

Entonces, está claro que son dos formas de alimentos distintas, no necesariamente una mejor que la otra.

A menudo es más fácil y apropiado para algunas personas seguir planes más rígidos, sabiendo exactamente qué comer. Otros, por otro lado, a menudo pueden encontrar más fácil adoptar menús flexibles, donde se permite el intercambio de alimentos.

Así, Camila Machado señala que “el plan de alimentación más adecuado para el paciente es aquel al que se puede adherir y mantener la constancia, por lo que debe tener en cuenta aspectos y preferencias sociales, fisiológicas, ambientales”.

Además, la nutricionista explica que es importante que el menú elaborado promueva la conciencia de que, en general, no es necesario excluir nada para tener una dieta saludable o para adelgazar, esto es la llamada moderación.

¿Cuáles son los riesgos de las dietas radicales y sin seguimiento profesional?

No es difícil conocer a alguien que, a la hora de decidir adelgazar, apueste por menús prefabricados o dietas de moda. A pesar de ser tan común, el comportamiento generalmente no produce los resultados deseados; lo que es peor, puede implicar graves riesgos para la salud.

Esto se debe a que existe una dificultad para mantener el menú. Generalmente, las dietas radicales excluyen gran parte de los alimentos, incluso los ricos en nutrientes. Esto hace que las fuentes de alimentos estén restringidas, tanto en cantidad como en calidad.

Así, sucede que en la mayoría de los casos las personas cortan más de la mitad de sus alimentos, reduciendo drásticamente (y de forma poco saludable) las calorías y otros nutrientes importantes.

Por eso es tan común sentirse mal al comenzar las dietas de moda, lo que, en consecuencia, plantea riesgos para la salud.

¿Cómo llevar una dieta saludable? Propinas y comida

Camila Machado señala que “cuando se sigue una dieta sin acompañamiento, hay un abanico de restricciones alimenticias muy amplio, lleno de“ no puedo ”, y esto impide que el individuo tenga una buena relación con la comida”.

Cabe destacar que comer no es solo un acto de nutrir el cuerpo, sino que también está lleno de significados culturales, afectivos y sociales. Por ello, las dietas sin ayuda profesional pueden tener un efecto inverso muy generalizado, afectando a todos estos ámbitos de la vida.

Otro punto a tener en cuenta es que muchas personas se dejan engañar por las promesas de una pérdida de peso acelerada (como aquellas dietas que prometen menos números en la báscula en tan solo 5 días).

“La pérdida de peso consiste en reducir la cantidad de grasa almacenada en el cuerpo. En los protocolos más restrictivos de internet, lo que se pierde en los primeros días es agua. Por eso, la cantidad se reduce tan rápido, pero eso no significa que hayas reducido la cantidad de grasa en tu cuerpo ”, dice la nutricionista.

¿Por qué las dietas restrictivas no adelgazan?

La promesa de una rápida pérdida de peso en poco tiempo es muy tentadora para muchas personas. En dos semanas, a veces en solo 5 o 3 días, algunos menús prometen eliminar los kilos de más.

Sin embargo, como señala la nutricionista Camila Machado, lo que suele ocurrir es una reducción de los líquidos corporales, y no necesariamente de grasa.

Pero hay otro punto muy importante a considerar: la capacidad de persistir en el cambio de alimentos.

Camila indica que, con una drástica reducción en la cantidad de alimentos ingeridos, la persona “pierde peso (no necesariamente grasa) pero no puede mantener la dieta. Tiene hambre, termina descontando alimentos calóricos, se frustra. La consecuencia es recuperar peso ”.

Por eso vale la pena invertir en reeducación dietética, para que sea continuada y genere resultados de adelgazamiento efectivos con salud física y mental.

¿Cómo hacer la reeducación alimentaria? Consejos y menú para bajar de peso

¿Qué aspectos se tienen en cuenta a la hora de configurar una dieta?

La consulta con los profesionales de la nutrición permitirá desarrollar un plan de dieta equilibrada capaz de satisfacer las necesidades del paciente. Además, será un esfuerzo conjunto para llegar a una rutina que aporte salud y bienestar.

Es por eso que la consulta con nutricionistas es tan importante. Para adelgazar, subir de peso, cuidar tu salud, tener más bienestar o cualquier otro objetivo, no basta con seguir un menú que promete incluir alimentos saludables.

Nutricionista: ¿cuando mirar? ¿Es solo para los que quieren adelgazar?

Es necesario considerar el contexto social, biológico, psicológico, afectivo y cultural de cada persona. Es necesario comprender la dinámica de la alimentación y cómo se relaciona con la alimentación, para que el cambio sea beneficioso y genere los resultados deseados.

“Cada nutricionista tiene su dinámica de consulta, no hay bien ni mal, pero en general, la idea es obtener la mayor cantidad de información posible del paciente para que el plan se ajuste a su rutina y necesidades. ”, Señala Camila Machado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *