¿Un trozo de pastel cura la gripe o el resfriado?

Cuando llega el invierno, o comienza a aparecer el frío, también aparecerán enfermedades comunes de la temporada. La secreción nasal, los estornudos y la indisposición son condiciones muy características de los resfriados y la gripe, que suelen ser más frecuentes en las bajas temperaturas.

Y si en este período frío se destacan las sopas para ayudar a calentar el cuerpo, uno en particular entra en escena cuando aparecen los primeros síntomas de resfriados y gripe: la sopa.

Es difícil encontrar a alguien que nunca haya tomado uno para ayudar a aliviar los síntomas, o al menos he oído hablar de esta pequeña ayuda. Pero, ¿puede una buena sopa prevenir los síntomas similares a los de la gripe?

¿Puede curar el resfriado o la gripe?

No directamente. Una sopa puede ser un gran aliado cuando aparecen los síntomas de la gripe y el resfriado, pero no tiene el potencial de curar las infecciones virales. También es difícil que después de tomar una porción, ya se sienta totalmente dispuesto (a), pero realmente puede ayudar en la recuperación.

Estudios recientes han indicado que la cisteína, un aminoácido que se libera al cocinar el pollo, puede ayudar a aliviar los síntomas similares a los de la gripe. En los pulmones, esta sustancia puede ayudar en la expectoración al hacer que el líquido pulmonar sea menos espeso.

Estos datos son considerablemente nuevos, pero los beneficios nutricionales de la sopa se conocen desde hace mucho más tiempo.

Esto se debe a que el plato, en general, consta de alimentos ricos en nutrientes y sustancias capaces de ayudar a la inmunidad, como proteínas, minerales, vitaminas y antioxidantes. Estos son indispensables para que el organismo se recupere bien y más rápidamente.

También vale la pena recordar que a menudo los resfriados y la gripe tienen una relación directa con una mala alimentación: si comes mal, generando déficits nutricionales, tu inmunidad es menor, lo que hace que los virus se instalen más fácilmente en el cuerpo, desencadenando enfermedades. .

Por eso se habla tanto de invertir en una dieta equilibrada, y no solo cuando surge el resfriado o la gripe.

Sin embargo, cuando ya hay síntomas, reforzar la atención con nutrición puede ayudar a la inmunidad, lo que hace que el cuerpo sea más capaz de combatir las infecciones virales.

Pero hay otro factor de peso para que la sopa tenga la reputación de curar la gripe: el aspecto cariñoso del plato.

En general, la sopa tiene un significado social afectivo, que se refiere a buenos recuerdos de cuidado y protección, lo que también se aplica a varios otros alimentos. Esto significa que hay una porción de bienestar emocional que se sirve con la comida.

También es común que la sopa la haga alguien que esté ayudando a cuidar a la persona con gripe. Y el mismo acto de preparar la comida está rodeado de cariño.

Así, al comer sopa (o incluso otras sopas) se genera una sensación de bienestar, afecto y comodidad emocional, que es sumamente beneficiosa para el organismo, pudiendo también tener reflejos en la percepción de síntomas gripales.

¿Puede ayudarme a recuperarse de la resaca?

Aunque la sopa generalmente se recuerda cuando aparecen los síntomas de la gripe o el resfriado, también se ha ganado la reputación de aliviar la resaca más rápidamente.

No todo el mundo piensa en consumir un caldo o sopa después de exagerar el alcohol, pero la idea de elegir este platillo en lugar de abusar del café, los bocadillos rápidos o incluso pasar sin comer hasta sentir náuseas puede ser una gran opción.

Tradicionalmente, la sopa se hace con carne de pollo y puede tomar algunas verduras. Estos alimentos contienen una sustancia llamada cisteína, la misma sustancia que ayuda a aliviar los síntomas similares a los de la gripe. Pero, en el caso de una resaca, esta sustancia puede ayudar a reducir molestias como dolor de cabeza, náuseas y esa sensación de malestar después de abusar del alcohol.

Además, el plato tiene abundante caldo, que ayuda a rehidratar el organismo, fundamental para quienes se exceden.

Es rico en minerales como el potasio y el sodio, ideal para el reemplazo nutricional, especialmente cuando la exageración resultó en vómitos o cambios intestinales. Finalmente, tiene carbohidratos, lo cual es importante para generar energía para el cuerpo.

Entonces, en general, la sopa puede ser una buena opción para ayudar al organismo a recuperarse, pero es importante combinarla con un cuidado integral, es decir, para reforzar la ingesta de líquidos, ingerir alimentos ligeros y nutritivos y no abusar de compensadores (como cafeína y bebidas energéticas).

¿Es buena la sopa para detener la diarrea?

Varias condiciones pueden causar diarrea (que es heces blandas o líquidas). Por eso, es importante conocer las causas del cambio intestinal. Pero, en general, cuando es puntual (no duradero), por una comida que estaba mal, por ejemplo, la comida es un buen aliado en ese momento.

La sopa está en la lista de alimentos permitidos que pueden ayudar a la recuperación. Esto se debe a que el plato es ligero, lo que requiere menos del sistema digestivo, que está en la fase de recuperación.

También contiene ingredientes nutritivos (ricos en vitaminas y minerales), además de contener abundante líquido, lo que ayuda a mantener el organismo hidratado. Respecto a las verduras y carnes, cabe mencionar que el proceso de cocción ayuda a ablandar las fibras, lo que básicamente hace que los alimentos sean más fáciles de digerir.

Por último, la sopa no tiene un sabor muy marcado y no contiene mucha grasa, lo que ayuda en el proceso de ingestión, es decir, evitará los famosos antojos de vómitos.

¿Por qué la sopa puede ayudar al cuerpo?

Independientemente de la gripe, el resfriado, la diarrea o la resaca, la sopa es un aliado del cuerpo. Y hay varias razones para ello.

La más conocida es porque los caldos, en general, son platos ligeros y, en la receta tradicional de sopa, hay poca grasa y muchos nutrientes. Esto, en sí mismo, ayuda a mantener una buena nutrición, proporcionando nutrientes importantes para la inmunidad.

También está el tema de que las sopas en general sean comidas cariñosas, lo que las convierte en una excelente manera de brindar bienestar mental y, en consecuencia, físico.

Al ser un alimento caliente y rico en líquidos, es una excelente forma de calentar el cuerpo y mantener la hidratación, especialmente en las estaciones frías, cuando el consumo de agua suele ser reducido.

Y, más recientemente, al buscar investigar si la sopa tiene el potencial de ayudar a recuperarse de la gripe, los estudios han indicado que incluso puede ayudar a aliviar los síntomas de la gripe y el resfriado. Eso es porque la sopa tiene una sustancia llamada cisteína, un aminoácido que se libera durante la cocción de la carne de pollo.

En el cuerpo, ayuda a que el líquido pulmonar sea más fluido, lo que significa que tiene una acción expectorante. Así, al aliviar la congestión y mejorar los síntomas respiratorios, la sensación de bienestar es mucho mayor. También puede aliviar síntomas como náuseas y dolor de cabeza.

¿Cómo es una receta de sopa tradicional?

No es difícil encontrar personas que tengan una receta de sopa muy especial, aquellas con secretos de familia. De hecho, a pesar de ser un plato muy tradicional, no existe una receta oficial. Pero existe cierto consenso sobre lo que se puede preparar.

Se aceptan algunas verduras, aunque no todas las sopas las tienen. Por lo general, las papas y las zanahorias se incluyen en la receta. El arroz y el pollo son unánimes.

Una forma de preparar la sopa puede ser: sofreír un poco de cebolla en el aceite y luego colocar la pechuga de pollo entera para que se dore ligeramente. Si la opción es agregar verduras o raíces, es el momento de agregarlas. Ahora entran patatas, zanahorias o tomates.

Agrega el caldo de verduras casero o agua fría, agrega el arroz y agrega sal. Tape la olla a presión (o sartén normal) y cocine.

El tiempo varía, oscilando entre 15 y 20 minutos en la olla a presión y entre 30 y 40 en la normal. Retirar del fuego, separar la pechuga de pollo y desmenuzarla, devolviéndola a la sartén. Ajuste los condimentos y sirva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *