Tipos de sofás y recomendaciones para elegir el más adecuado

El sofá fue introducido en el mundo occidental por el Imperio Otomano, donde con la palabra turca “diwàn” se denominaba a un banco acolchado de madera equipado con reposabrazos. Hoy en día, el sofá ha evolucionado hacia formas más complejas, convirtiéndose en el mueble más importante de la sala de estar, ¡así que elegir el sofá adecuado es un asunto serio!

Cómo elegir el sofá adecuado para ti.

Para elegir el sofá que más te conviene, también tendrás que tener en cuenta tus preferencias, ya que te gustará tanto en el momento de la compra, como todos los días que lo vayas a utilizar. Para elegir el sofá que mejor se adapte a tus necesidades necesitarás tener en cuenta los siguientes elementos:

  • el espacio disponible ;
  • el número de miembros de la familia y sus necesidades;
  • el uso que harás del sofá;
  • comodidad , resistencia y practicidad ;
  • el estilo de decoración del entorno que lo albergará.

Cuánto espacio tienes?

Si tienes poco espacio disponible, tu elección recaerá inevitablemente en un sofá de dos plazas o alternativamente en dos sillones . En este caso, recomiendo comprar un sofá con almacenaje . Los espacios para guardar objetos en una casa pequeña siempre son convenientes.

Un sofá de dos plazas estándar mide de 150 a 185 cm de ancho y tiene una profundidad de unos 90 cm, pero también hay algunos con una profundidad de 80 – 75 cm. El  sofá de tres plazas tiene al menos 200 cm de ancho.

Los sofás de dos o tres plazas pueden colocarse contra una pared o colocarse en el centro de una sala de estar. Los sofás rinconeras, de más de tres plazas, se pueden colocar adosados ​​a dos paredes o solo a una, dejando la otra como “tabique ideal” para dividir un gran salón en dos zonas. Independientemente del espacio disponible, intenta elegir un sofá cuyas dimensiones te permitan dejar el espacio necesario para moverte sin dificultad.

Generalmente estas son las medidas por tipo de sofá:

  • con península 250 x 160 cm
  • esquina 250 x 200 cm
  • con angolo terminale cm 270 x 230.

Las características del sofá.

Los aspectos que no pueden faltar en una guía sobre cómo elegir el sofá son sin duda sus características . Por características entendemos su funcionalidad , por tanto la facilidad de limpieza y mantenimiento, la comodidad en función de las actividades que realicemos y su durabilidad en el tiempo.

En cuanto a la funcionalidad , está claro que la elección del material de tapizado y el color son elementos decisivos, sobre todo si tienes niños o mascotas, por cierto si tienes animales en casa te recomiendo primero leer este artículo de ahorrototal.com dónde te aconseja sofás en el caso de tener mascotas.. En estos casos es mejor evitar el blanco y los colores claros , como la piel auténtica, ciertamente con una excelente presencia estética pero más difíciles de mantener desde el punto de vista del mantenimiento.

La comodidad , por otro lado , debe ser absolutamente probada antes de comprar . No te dejes hechizar sólo por el aspecto estético, pero cuando vayas a comprar el sofá no dudes en probarlo y volverlo a intentar , más bien tómate tu tiempo. A veces sucede comprar un hermoso pero incómodo sofá.

Por último, la duración en el tiempo. La compra de un sofá se suele hacer a largo plazo. En el resto del artículo he incluido algunas indicaciones para entender qué evaluar para comprar un sofá de calidad y por lo tanto duradero.

¿Quién usará el sofá?

El número de personas que habitan la casa es una variable a tener en cuenta, pero siempre en relación con los hábitos y necesidades de cada uno de ellos.

El sofá de dos o tres plazas es adecuado para una pareja, mientras que una familia numerosa debería poder disponer de algunas plazas más.

Si hay niños pequeños, el sofá debe estar forrado con un material lavable.

Para personas mayores o personas con dificultades de movilidad puede ser útil un sofá que integre una o varias estaciones de relajación .

En caso de que en tu familia también estén los amigos de cuatro patas , para que convivan pacíficamente con el sofá del salón, deberás protegerlo obligatoriamente de arañazos y pelos . Se recomiendan fundas de sofá especialmente adecuadas para este uso . Además, tenga cuidado porque algunos revestimientos son menos resistentes a los arañazos y a los pequeños desastres que pueden causar.

¿Qué función te interesa más?

La función principal del sofá sigue siendo la de elemento principal de la zona de conversación . Si favoreces este aspecto, elige un sofá con “comodidad sin hundirse”. Ten en cuenta que hay que conversar con los invitados, no dormir en el sofá.

Coloca el sofá frente a sillones u otro sofá y equípalo con una mesa de centro  para reposar la comida para ofrecer a tus invitados. Si el uso principal del sofá es para ver cómodamente la televisión , recuerda  colocarlo a la distancia adecuada .

La mejor elección para  el relax  personal  es el  sofá con península, que integra una cómoda chaise longue  donde poder tumbarse cómodamente. Fíjate en las medidas, este tipo de sofá requiere mucho espacio.

¿Qué tan cómodo es?

Algunas reglas ergonómicas pueden parecer obvias, pero no son pocos los sofás que entran en conflicto con ellas, especialmente aquellos con un diseño extremo. Independientemente del propósito funcional, no hay duda de que para elegir el sofá adecuado se debe tener en cuenta su comodidad. Dado que la comodidad es un aspecto subjetivo, solo queda probar físicamente el sofá antes de comprarlo . Evite involucrarse únicamente en su apariencia estética.

Ten en cuenta que un sofá cómodo debe tener un asiento que no provoque posturas incorrectas:

  • la altura del asiento debe ser tal que permita que los pies descansen sobre el suelo;
  • los reposabrazos deben permitirle descansar los brazos para aliviar la tensión en el cuello;
  • el respaldo no debe ser más corto que la columna vertebral.

Además del tipo de tapizado, los materiales utilizados para el acolchado contribuyen a la comodidad del sofá. Espumas de poliuretano , virutas , plumas de ganso y finalmente viscoelástica , son materiales cuya combinación ofrece diferentes comodidades.

¿Qué revestimiento?

Los múltiples tipos de tapizados disponibles para los sofás tienen características peculiares que los hacen más o menos cómodos y sobre todo más o menos resistentes a las manchas y al desgaste.

La tapicería de cuero es sin duda la más resistente a la par que de gran valor. Además de la agradable sensación que ofrece al tacto, la piel hace que el sofá sea más elegante y si la piel es de primera calidad, irá quedando cada vez más bonita con el paso del tiempo.

A pesar de ser una funda muy resistente y perfectamente lavable, la piel sigue necesitando un cuidado especial. Alternativamente, puedes optar por un revestimiento de símil piel , un material sintético que devuelve sensaciones similares a la piel, pero más económico y menos resistente.

Las fundas de tela tienen la ventaja de ser muy prácticas porque son más fáciles de limpiar, especialmente en las versiones extraíbles . Los tejidos pueden ser de fibras naturales o fibras sintéticas , las cuales se pueden elegir en infinitas variaciones de tipo, color y patrón. Los revestimientos de fibra sintética son generalmente más fáciles de lavar.

Un tejido de fibra sintética en particular es la microfibra , transpirable, agradable al tacto, lavable, impermeable, pero sobre todo cómodo en verano porque es fresco, acogedor en invierno porque es cálido, por ello muy recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *