Diferentes tipos de puffs para decorar tu casa

¿Estás buscando darle un toque elegante, práctico y genuino a tu hogar? Entonces no dudes en hacer uso de uno de los elementos más usados en la actualidad para la decoración: los puffs. Vienen en diferentes formas, colores, tipos de telas y tamaños. Son cómodos y funcionales al mismo tiempo. 

Los puffs, si se saben usar, pueden ser un excelente aliado para la decoración. Decorar en la actualidad con uno o más de estos elementos, más que conveniente, es casi una tendencia marcada. Aquí te mostramos una guía que seguro te servirá para encontrar el modelo que mejor se adapte a tu hogar. 

¿Qué es un puff?

Conocidos también como cojines gigantes, los puffs son una especie de sofá sin estructura en el que puedes sentarte o acostarte de manera cómoda

El puff fue elaborado por primera vez en 1968 por Piero Gatti, Cesare Paolini y Franco Teodoro. Este trío de diseñadores realizaron una silla de saco de vinilo relleno de bolitas de poliestireno semi expandido. Crearon de esta manera uno de los elementos del mobiliario más famosos hasta la actualidad. 

Pueden ser usados en hogares, comercios, como cafeterías o restaurantes, en bibliotecas y hasta en oficinas. Los puffs son unos cómodos cojines en los que al sentarte sentirás una relajación única

Son tan sencillos como versátiles, están hechos de tela resistente y relleno ligero y suave. La tela puede ser desde sintética hasta de fibras naturales. No obstante, se usan mucho las telas que suelen estirar o los cueros sintéticos. Y el relleno puede ser desde arroz, plumas, poliestireno, poliéster o algodón.

Una manera de gastarse poco dinero en la decoración del hogar es utilizar uno de los mejores puff baratos online Happers que puedes comprar en su web. 

Tipos de puffs

Podemos decir que en el mercado existen dos tipos principales de puffs: 

Los tradicionales

Son unas sillas moldeables que vienen de diferentes materiales y tamaños. Las personas pueden desde sentarse hasta acostarse en ellos. Por el tipo de relleno que tienen, que suele ser arroz, poliestireno, poliéster, plumas e incluso algodón, se adaptan muy bien al cuerpo. Este modelo es uno de los más usados. 

Los más sólidos

Son más bien parecidos a unos bancos acolchados. Estos modelos de puffs son más versátiles que los tradicionales. Al ser más rígidos, no solo son ideales para sentarse, sino que pueden ser usados para apoyar objetos. Pueden servir como mesas auxiliares, una silla extra o una caja con espacio de almacenamiento en su parte interior. 

Cómo usar los puffs de acuerdo a su forma

Ciertamente, en líneas generales existen dos tipos de puffs. No obstante, de ellos se desprende una gran variedad de formatos y modelos que pueden ser usados de diferentes maneras. A continuación verás los más comunes:

Rectangulares y cuadrados

Este modelo de puff ofrece una superficie mucho más estable. Son una especie de bancos acolchados, por lo que puedes utilizarlos como sillas auxiliares, reposapiés o mesas auxiliares. Son perfectos para el dormitorio, la sala o cualquier área de la oficina.

Redondos

Son los más usados en la actualidad. Resultan menos estables que los anteriores y no son muy grandes. Son perfectos para permanecer sentados y se suelen usar en salas, terrazas, jardines e incluso en las habitaciones

Tipo pera

Son de lo más cómodos, de tipo tradicional. Al ser tan confortables, son perfectos para los espacios más juveniles, incluso en la sala de TV van muy bien. Su formato permite recostarse confortablemente.

Piramidales

Es un modelo más elegante que los tipo pera. Son modernos y los más jóvenes y en espacios más actuales. 

Los puffs, el tejido y dónde colocarlos

No todos los puffs se pueden usar en cualquier parte de la casa. Su ubicación dependerá del material con el cual están hechos.

Puffs para el interior

En su mayoría están elaborados en piel sintética o polipiel, por lo que suelen ser destinados a usarse a resguardo del sol y la lluvia. De su cuidado dependerá el tiempo de duración. Este material es lavable, fuerte, pero a la vez agradable al tacto. 

Puffs para el exterior

Son los que se usan en las terrazas, los jardines, en la zona de la piscina o en espacios al aire libre de los comercios. La diferencia con los anteriores tipos es la tela con la cual están hechos. Son de piel resistente al agua y al sol

De telas estampadas

Suelen ser muy originales y divertidos. Este modelo se ha ido imponiendo con el paso de los años. Viene en una gran variedad de colores y estampados, lo cual los hace ideales para darle un toque chispeante a los espacios.

A diferencia de lo que se puede creer, este tipo de puff no solo son para los más pequeños de casa. También son aptos para los adultos.

Impermeables

Son perfectos para ser usados a la intemperie, ya que están elaborados con tejidos resistentes al agua. Por este motivo, son algo más rígidos que los puffs de interiores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *