Dieta restrictiva: ¿es perjudicial para la salud?

Mucha gente busca constantemente un “cuerpo perfecto”. Para ello, muchas veces hacen sacrificios e incluso ponen en riesgo su salud a favor de estándares estéticos. inalcanzable.

Entre las formas peligrosas y nocivas de adelgazamiento, una muy común es la práctica de dietas restrictivas. Comprenda mejor los riesgos involucrados y por qué esta no es una buena alternativa para quienes buscan perder peso:

¿Qué es una dieta restrictiva?

En general, toda dieta incluye un cambio de hábito y, en consecuencia, excluye o limita algunos elementos de la rutina. Sin embargo, como su nombre indica, una dieta restrictiva es aquella en la que se imponen muchas restricciones al consumo de diversos alimentos.

Este tipo de alimentos suele animar a la persona a dejar de consumir algunos macronutrientes del plan alimentario, especialmente carbohidratos y grasas.

Es fácil ver que quienes se centran en la pérdida de peso buscan dietas restrictivas. Por eso creen que sacar algunos alimentos de la rutina reduciendo total y drásticamente las calorías ingeridas traerá los resultados deseados.

Cabe señalar que, por otro lado, existen casos en los que un nutricionista puede prescribir una dieta restrictiva debido a condiciones específicas. Por ejemplo, una persona celíaca carece de una dieta sin gluten.

En este caso, para el bienestar y preservación de la salud de esa persona, se deben imponer algunas restricciones dietéticas.

Dieta para perder barriga: consejos de alimentación que funcionan

Sin embargo, buscar dietas restrictivas con fines estéticos es una irresponsabilidad. Para cambios radicales en los hábitos alimentarios, siempre conviene contar con un profesional especializado en nutrición.

¿Quién puede hacerlo?

Como se mencionó anteriormente, no se recomienda que nadie incluya dietas restrictivas como parte de la rutina. Nuestro cuerpo carece de casi todos los grupos de la pirámide alimenticia (proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales).

Por supuesto, algunos de estos deben consumirse en cantidades más pequeñas (como grasas y carbohidratos). Sin embargo, aún deben formar parte de nuestra rutina para mantener una dieta equilibrada.

Por lo tanto, las restricciones dietéticas solo deben ser seguidas por personas con afecciones específicas y / o por recomendación de un nutricionista según los casos individuales.

¿Cómo llevar una dieta saludable? Propinas y comida

¿Existe un menú dietético restrictivo?

No. Normalmente, las dietas restrictivas se basan en la exclusión total de algunos alimentos, especialmente los de mayor valor calórico: pastas, dulces, grasas, etc.

Es importante tener en cuenta que estas dietas no son prescritas por un nutricionista, en general las realizan de forma indiscriminada quienes las practican. A excepción de los casos antes mencionados de personas en situaciones específicas que carecen de la restricción.

Por tanto, no existe un menú predefinido, lo que se hace es la drástica reducción de calorías y el recorte de alimentos en la rutina dietética. Lo cual es un problema grave, considerando que cada organismo necesita una cierta cantidad de calorías por día, para mantenerse en pleno funcionamiento y saludable.

La alimentación es la fuente de energía de nuestro organismo, por lo que es fundamental priorizar alimentos saludables que permitan que todo el organismo se mantenga en equilibrio y con sus funciones correctas. Entonces, hacer una reducción calórica, sin orientación y de manera radical, puede traer graves pérdidas, comprenda:

¿Cuáles son las consecuencias de una dieta restrictiva?

Teniendo en cuenta que nuestro cuerpo carece de muchos nutrientes diferentes y de una ingesta calórica diaria adecuada, es un hecho que las dietas restrictivas pueden tener muchas consecuencias negativas. Como por ejemplo:

  • Deficiencia nutricional;
  • Desarrollo de trastornos alimentarios (bulimia, anorexia, etc.);
  • Dificultad para dormir;
  • Dolores de cabeza;
  • Desmayo;
  • Cambios de humor;
  • Cansancio y mareos;
  • Desarrollo de enfermedades como anemia;
  • Cambios en el ciclo menstrual;
  • Caída del cabello, uñas frágiles y piel seca.

Especialmente en dietas con una alta reducción calórica, es común que las personas desarrollen o tengan problemas como disminución de la presión arterial y frecuencia cardíaca, cálculos biliares e incluso enfermedades cardiovasculares.

Vitaminas e inmunidad: ¿que ayudan a fortalecer el organismo?

Recordando que todos estos factores están asociados a dietas que proponen la restricción alimentaria sin supervisión médica. Para que no se apliquen los mismos riesgos a quienes necesitan restricciones debido a condiciones de salud específicas.

¿Afecta el metabolismo?

si. El funcionamiento del metabolismo se produce a partir de la transformación de sustancias químicas y nutrientes en nuestro organismo, por lo que debido a estos procesos se produce energía para todo el organismo.

Cuando se produce un bajo aporte calórico y una pérdida de peso repentina, nuestro cuerpo comprende que estamos experimentando un déficit energético. Es decir, hubo una pérdida significativa de energía.

Así, la respuesta inmediata es activar mecanismos que recuperen o estabilicen la pérdida de energía. Una forma de hacer esto es reducir la acción del metabolismo.

Con eso, el cuerpo detiene o ralentiza la transformación de grasas y otros nutrientes en energía, almacenándolos.

Por tanto, para quienes se centran en la pérdida de peso, es un factor muy dañino, ya que un metabolismo más rápido ayudará en el funcionamiento del organismo y los procesos químicos necesarios para la eliminación de grasas.

¿Por qué no funcionan las dietas restrictivas e inapropiadas?

Es cierto que muchas personas experimentan la reducción de peso mediante la práctica de dietas restrictivas, reduciendo sus calorías diarias y eliminando algunos elementos de su dieta de rutina.

Sin embargo, esto no significa que esta dieta realmente funcione. Lo que sucede, de hecho, no es la pérdida de grasa, sino de masa magra y agua, lo que puede causar una deficiencia nutricional.

De esa manera, al practicar estas restricciones dietéticas, solo está dañando su salud y no cambiando su porcentaje de grasa o la forma en que su cuerpo maneja los alimentos. Además de ralentizar la acción de tu metabolismo, imprescindible para el pleno funcionamiento del organismo e incluso imprescindible para la pérdida de peso.

Más que eso, es común que después de terminar el período de dieta restrictiva, las personas desarrollen un atracón de alimentos que antes estaban fuera de su dieta.

Con eso, no solo recuperar el peso perdido sino aumentarlo. Además de que, como gran parte de los kilos está relacionado con la pérdida de agua, al retomar la dieta habitual, este peso tiende a volver también, en cuanto no hay forma de mantener dietas restrictivas durante largos periodos.

Lo que demuestra que estas dietas no son eficientes y ciertamente no son un método saludable para perder peso.

¿Es saludable y posible perder mucho peso rápidamente?

No. Como se mencionó, muchas personas realmente sienten una diferencia en la escala de las dietas restrictivas, lo que no significa que estén perdiendo grasa.

Es un método que tiene efectos a corto plazo y no tiene durabilidad. Sin embargo, el principal problema está relacionado con el hecho de que la restricción alimentaria puede causar numerosos daños al organismo.

Algunos de estos, requieren tratamientos prolongados, como es el caso de los trastornos alimentarios, ya que afectan especialmente a la salud mental de estas personas.

Así, aunque es posible adelgazar rápidamente, no es un método saludable. Por supuesto, por supuesto, algunas personas pueden perder peso más rápido con la reeducación dietética, que se asocia con factores genéticos, metabolismo, etc.

Pero para todo aquel que quiera adelgazar, la recomendación es hacerlo siempre con equilibrio y ayuda de un nutricionista.

Así, será posible desarrollar un cambio real de hábitos y reeducación alimentaria, proporcionando resultados satisfactorios y duraderos. Mejor aún, ¡sin dañar tu salud física y mental!

¿Cómo elegir buenos alimentos para adelgazar?

El primer paso en la reeducación dietética es buscar un profesional. Sin embargo, si ya quieres incluir en tu rutina algunos alimentos saludables que te ayuden a reducir tu peso, puedes pensar en opciones como:

  • Frijoles, garbanzos, lentejas, guisantes, semillas, cereales: son especialmente ricos en fibra y puede ayudar con el buen funcionamiento intestinal;
  • Batatas, ñames, zanahorias, remolachas: las verduras son ricas en nutrientes y muy importante para mantener hábitos alimenticios saludables;
  • Guayaba, manzana, pera, aguacate, piña, naranja, limón (usando ladrar siempre que sea posible): las frutas también son ricas en nutrientes y se pueden utilizar de diversas maneras al preparar comidas;
  • Jengibre, pimientos, canela, café – comida termogénico ayudan en el funcionamiento del metabolismo y consecuentemente en la pérdida de grasas;
  • Lechuga, coliflor, acelga, alfalfa, brócoli, espárragos: algunas verduras vitaminas y minerales importante y también debe estar presente en la dieta.

Recuerda que una pérdida de peso saludable debe venir a través de una dieta equilibrada, ejercicio físico, mucha agua y seguimiento profesional. Así, será posible lograr resultados duraderos y una excelente salud, impactando en todo el cuerpo.

También puede tener en cuenta que comer alimentos reales fresco) en lugar de industrializados es esencial. Tómate un tiempo para preparar tus propias comidas, así podrás reducir el consumo de sodio, azúcar, entre otros ingredientes que debemos consumir con moderación.

La mejor forma de cambiar los hábitos es hacerlo de forma paulatina, realizando sustituciones diarias y contando con la ayuda de un nutricionista para mantener la salud y el equilibrio en el proceso.

Las dietas restrictivas suelen hacerse famosas por celebridades, revistas y los medios de comunicación en general. Casi siempre están vinculados a la idea de un cuerpo perfecto a toda costa.

Sin embargo, tenga siempre en cuenta que cada cuerpo es único y cada organismo también. No hay problema en querer mejorar tu apariencia, reducir peso o algo, siempre y cuando todo el proceso se realice de manera responsable. ¡Nunca pongas en riesgo tu salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *